Transformando vidas de Empresas y Empresarios

Fundamentos de una sociedad empresarial exitosa

Fundamentos de una sociedad empresarial exitosa
30 de agosto | 2011 Por Coach de Negocios E-Myth
Muchos de nuestros clientes de coaching en E-Myth son socios de sus empresas. Son esposos y esposas, hermanos y hermanas, padres e hijos, madres e hijas, personas que han sido mejores amigos desde la primaria, o simplemente asociados que se decidieron a montar un negocio en conjunto porque coincidieron en el momento de su convulsión empresarial.En mi experiencia como coach, una sociedad exitosa se reduce a dos cosas: la comunicación y la estructura. Usted debe practicar  con regularidad una comunicación abierta, basada en saber escuchar y no en supuestos, para  así poder conducir el negocio sobre una base de respeto y colaboración. Igualmente importante es la creación de una estructura formal suficiente para que los socios (y todos los que laboran para la empresa) comprendan sus funciones.

Tiene sentido, ¿no es cierto?  Intelectualmente, claro que sí;  pero no siempre es fácil de poner en práctica.  Exploremos estas ideas un poco más en detalle…

 

 

 

 

.

 

 

 

 

¿Cómo estás, socio?

Para los socios en un negocio, pocas palabras existen que sean más importantes que un , “¿Cómo estás, socio?”

¿Por qué?  Porque el éxito radica en permanecer alineados y no caer en la trampa de la no-comunicación;  la cual, como ya es conocido, crea muchas dificultades para las organizaciones empresariales.   La comunicación, tal como la enfoca E-Myth, es una habilidad esencial para el liderazgo exitoso;  no obstante, al mismo tiempo también representa uno de los mayores retos para los socios en el negocio.

Claro que es muy probable que usted ya hable suficiente con su socio. Puede ser que incluso usted se sienta como que si les habla demasiado. Pero, eso no significa necesariamente que usted se está comunicando. La verdadera comunicación consiste en la escucha activa, se trata de ser abierto y no asumir nada.  Es esencial que usted escuche a su interlocutor para comprender su(s) punto(s) de vista acerca del negocio.

Como socios, deben de reunirse periódicamente, con una agenda clara y objetivos bien definidos. Si usted tiene una junta directiva de la empresa, puede incluir a los socios en ella. De cualquier manera, el reunirse con un claro propósito de discutir la visión, estrategia y planes, desde la perspectiva de propietarios de la empresa, crea confianza y fomenta la unidad. Es un momento de tener discusiones profundas,  e incluso a veces, la confrontación;  pero,  llevada a cabo en  un ambiente seguro, sin el resto del equipo presente, donde todos emergen con un conjunto claro de objetivos, valores y rumbo para la empresa.  La reunión de accionistas propietarios de la empresa es un lugar para poner en práctica una auténtica consideración para con cada socio, reconociendo la contribución de cada uno ellos.  Los socios necesitan la validación y el reconocimiento de sus aportes, tanto o más que los empleados,  y la mejor manera de que un socio lo reciba es, a su vez, ofreciéndolo a otros socios.

Recuerde que, como líderes de su negocio, están marcando la pauta de la cultura dentro de su organización.  La perspectiva E-Myth es clara: La empresa es un reflejo de los dueños/líderes de la misma. Los socios tienen que entender que su interrelación crea un reflejo amplio y poderoso, y cuanto más se reúnan y presenten una visión y estrategia de liderazgo unido, más podrá la empresa reflejar esa cohesión y certidumbre.

Estructura, estructura, estructura…

Junto a la falta de comunicación, la falta de estructura es el segundo mayor obstáculo o reto que enfrentan los socios comerciales. Tomemos, por ejemplo, Pablo y Ana que están casados y juntos han sido dueños de una empresa de consultoría de TI durante unos cinco años. Durante una conversación sobre liderazgo  les señalé que las mejoras que podían esperar en su negocio iban en proporción directa a la forma en que fueran mejorado su relación de trabajo.

Fue entonces cuando Ana se puso seria y dijo: “Él no está dispuesto a cambiar, ese es el problema real.”

“Puede que eso sea cierto”, respondió Pablo. “Pero si yo supiera exactamente qué es lo que hay que cambiar, y ello no implicara algo muy doloroso de cumplir, yo lo haría. !Seguro! Particularmente si con ello obtenemos mejores resultados con el equipo. ”

“Es realmente una premisa muy simple,” dije, “pero hay que estar comprometido a ponerla en práctica”.

“Si nos va a ayudar a que estemos en la misma página y a encontrar una mejor manera de mantenernos juntos en el negocio, entonces yo me anoto”, dijo Pablo.

“Excelente”, repliqué yo. “Todo lo que tienen que hacer es estructurar un espacio particular y habitual para comunicarse como dueños de su empresa que son;  a continuación, deberán definir sus roles en la estructura organizativa para que cada quien sepa quién hace qué, y quién debe de informarle a quién de cada cosa.”

Y fue entonces cuando se quedaron ambos  en silencio. Virtualmente  podía ver, remotamente desde mi aparato telefónico, como sus cejas subían e inclinaban un poco sus cabezas.  Ese último detalle siempre provoca esa reacción.  Fue Ana quien rompió el silencio preguntando, con un perceptible temblor en su voz, “¿Quiere decir que tenemos que decidir quién de nosotros maneja al otro? ”

Le expliqué a ellos, como lo he hecho con tantos otros clientes,  que  ”propietario”  NO  es una función dentro de una organización.  Claro, usted puede pasar con hacerse llamar así con el primer  o segundo empleado que contrate, pero a medida que crece – y sobre todo cuando se tiene un socio – el tener claridad en cuanto a lo que es la organización y lo que es la propiedad, es fundamental.  Una vez definidas las responsabilidades,  cada uno de ustedes queda liberado de todo lo demás para destacarse con propósito y dirección en aquello que sí está bajo su responsabilidad.

Co-Directores Ejecutivos… eso no es posible!!  No y no.

He aquí una fría y dura realidad acerca de las sociedades empresariales o mercantiles: no todos pueden ocupar la Dirección Ejecutiva, esa es una sola función, con cabida para una sola persona.

Bueno, bueno…, está bien, no es  imposible… – siempre hay una excepción a la regla – pero no lo recomiendo. Rara vez funciona y pueden evitarse muchas dificultades y sinsabores prescindiendo de la alternativa.  Es mucho mejor que uno solo de los socios tome el liderazgo de la dirección ejecutiva, para que sea el centro de la recepción de la información que los demás socios traigan a bordo. Es la única manera de que luego dentro de la empresa se replique la estructura adecuada.

Recientemente, hablé con mi antiguo cliente Luís, quién participó en el programa Mastery hace ya un par de años. Cuando Luís y su socio, Rodrigo, fueron clientes de coaching, yo hice todo lo posible para convencerlos de que,  la igualdad en el organigrama, lo único que lograba era llenarlos de dificultades. Pero ellos no cedieron. Habían sido amigos desde la infancia, y no se iban a estar reportando el uno al otro en la organización. Esto llevó a una gran confusión interna, desacuerdos, y hasta tuvieron problemas recurrentes con el personal, quienes ante la situación, tampoco  tenían claro cuál de los dos estaba a cargo. Hoy estoy orgullosa de informar que Luís me comentó,  que hace ya unos seis meses,  habían tomado la decisión de que Rodrigo fuese el Director Ejectutivo; y ahora Luís le presenta informes a Rodrigo.

“Lo sé, lo sé, …ya lo hemos comentado más de un par de veces…, debimos haberte escuchado y haber hecho este cambio mucho antes”, me dijo. “Ahora todo funciona mucho mejor!  Nos reunimos una vez al mes como propietarios y socios en nuestra junta privada, pero ahora todo el mundo reconoce a Rodrigo como el líder principal y no me importa el tener que presentar informes a él, pues la estructura  ha hecho que todo sea mucho más claro. Los dos ahora podemos dormir mejor por la noche, estoy seguro de ello. ”

Estar en una sociedad empresarial presenta desafíos, sobre todo cuando se agregan aspectos emocionales de una relación de parentesco o amistad. Pero si comparten los mismos valores y visión, si se reúnen regularmente como propietarios y crean una dirección unida, con claridad y acuerdo en su estructura organizativa, tendrán una base muy sólida para hacer crecer su negocio.

Posts relacionados